Hasta en lo más alto del AAA… #MemoriasDeUnMetroYMedio

¡Hola!

Desde hace algún tiempo he estado publicando anécdotas, situaciones y cotidianidad de mi estatura; sí, leíste bien, cotidianidad de mi estatura. ¿Cómo es eso? Así: cotidianidad de mi estatura, el día a día de mi corta estatura. ¿Cuánto mido? Metro y medio. ¿En inglés? Five feet tall. ¿Miro el mundo hacia arriba? Sí. ¿Me molesta? En lo absoluto. Creo que hay personas que se preocupan más porque algo me moleste que lo que yo mismo me preocupo…

Y de esto precisamente trata este blog, de mis aventuras de metro y medio, y para ser más precisos, de mis: #MemoriasDeUnMetroYMedio. Si buscas este hashtag en las redes sociales (Twitter, Facebook e Instagram), encontrarás tweets, fotos, comentarios y publicaciones que han dado pie a este blog; así pues, comencemos.

Era un fresco día de noviembre y ya el sofocón tropical de Miami había bajado. Teníamos visita. Habíamos hecho planes de ir a un juego del Miami Heat en el American Airlines Arena. ¡Excelente!

Salí del trabajo rumbo a casa. Estaba anocheciendo, y pesar del tráfico, llegué a tiempo. Preparativos finales y arrancamos. Llegamos en buena hora al AAA (creo). Todo iba bien. Mis primos con su retoño en panza y nosotros con el nuestro ya fuera de panza.

Iba y venía el famoso “Let’s go Heat, let’s go Heat!” También sentía que otra cosa iba y venía pero no lograba descifrar qué era… ¿Cervecita? ¡Claro! Brindamos (todos menos la embarazada) y seguimos disfrutando del espectáculo mientras nos uníamos al canto unísono de aquel lugar, una y otra vez: “Lets go Heat, let’s go Heat!” El juego iba y venía (es un juego muy rápido) y seguía sin descifrar por qué sentía que, además del juego, todo iba y venía, todo iba y venía, todo iba y venía…

¡Y lo descubrí, era mi cabeza que iba y venía! Y junto al juego, todo mi mundo iba y venía: pa’llá-pa’cá, pa’llá-pa’cá, pa’llá-pa’cá… Es decir, estaba viendo el juego a través de una perspectiva tipo péndulo, es decir, una perspectiva penpendicular…

Desde siempre y donde sea, siempre he tenido que hacer maromas para ver: cine, teatro, ¡conciertos! Los conciertos son épicos, recuerdo cuando vi a No Doubt y Alanis Morissette en Caracas, ¡me pasé todo el rato de un lado a otro para poder ver, y solo quería eso, ver!
¡Y es que hasta en lo más alto del American Airlines Arena me tapan la visión las cabezas que tengo adelante!

#MemoriasDeUnMetroYMedio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s