No solo es manejar, a veces es escalar hasta el asiento del piloto

Metro y medio al volante. Recuerdo que en mi adolescencia esperaba con ansias el momento de manejar (conducir, guiar) un carro, lo que no sabía era las maromas y acrobacias que tendría que hacer y que podría hacer, gracias a mis 150 cm de estatura. Por ejemplo:

– Entrar y salir por la ventana: ¡fácil! (Al menos que se trate de un 4×4).

– Como este ejemplar que tenemos a mano izquierda. Curiosamente lo difícil no es manejarlo, ¡sino llegar hasta el asiento del piloto desde la calle! Es como subir el Ávila de Caracas o el Everest, hasta tengo que hidratarme al llegar y sentarme tras semejante odisea (y hago ejercicio).

Eso sí, una vez allá arriba la cosa cambia. ¡Madre mía! Lo que es ver el mundo desde las alturas, a diferencia del plano contrapicado (de abajo hacia arriba) al que estoy condenado – no por elección – desde que recuerdo y hasta el fin de los tiempos…

– Tengo que poner el asiento tan adelante para manejar, que es difícil meter la mano para halar la palanca que abre la tapa de la gasolina y la maleta, ¡el asiento se atraviesa!

– Ver el capó del carro mientras manejo: esa sí te la debo, pues tengo que estirarme como un dinosaurio cuello largo y por allá al final es que se asoma el color de la carrocería. Eso sí, se desarrollan destrezas y habilidades al volante inimaginables, pues se tiene que tener el carro bien medido por los cuatro costados.

– Pasarme del asiento delantero al asiento trasero o del asiento trasero al delantero: fácil.

– Son pocos los carros a los que les puedo ver el techo estando de pie al lado de ellos.

Y, para terminar, la gozadera que armamos cuando tomamos esta tercera foto que verás a continuación fue increíble: papá sentado en la silla de niño, ¡lero pero! ¿Tú cabes en la silla de niño?

Por ahora es todo. Gracias por leer y nos encontramos en 7 días con más #MemoriasDeUnMetroYMedio

Mientras tanto podrán encontrar memorias express en redes sociales, TwitterFacebook e Instagram, con el hashtag #MemoriasDeUnMetroYMedio, y si eres metro y medio y tienes algo que compartir, ¡excelente! Comparte tus experiencias de metro y medio (o con metros y medios) usando el hashtag #MemoriasDeUnMetroYMedio.

¡Chau!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s