El auto cajero en 15 pasos

AutoCajeroApuro eterno. Corre corre diario. Vivimos en una carrera constante en la que los días no parecen ser lo suficientemente largos y las carreras parecen ser parte normal de nuestra vida diaria. Sin embargo, la tecnología nos ayuda día a día con ventajas como depósitos bancarios remotos a través del teléfono celular, pagar cuentas por la vía electrónica, etc… ¡PERO! (Lo veías venir, ¿cierto?) A veces es necesario un viaje al banco, y si podemos evitar bajar del carro, pues mejor, o al menos eso pensaba…

Mi viaje de esta semana al auto cajero, en solo 15 pasos.

1. Llegar al auto cajero.

2. Calcular quedar bien pegadito al mismo, sin pegarle al retrovisor (de lo contrario el brazo no llegaría).

3. Me doy cuenta que quedé un poco separado. ¿Me acomodo o me aventuro? Después de un momento me decido: me aventuro.

4. Neutro y freno. Llegó el momento: quitar cinturón de seguridad y estirar el brazo.

5. No alcanzo (naturalmente). Me pego hacia la ventana en el asiento.

6. Llego a duras penas pero me cuesta pisar el freno.

7. Parking o freno de mano. Ya puedo soltar el freno y estirarme mejor.

8. Sigo sin alcanzar muy bien. Plan B (abrir la puerta).

9. Abro la puerta. Hay que mantener el equilibrio para operar la máquina.

10. Saco la billetera para operación bancaria.

11. Re-calculo la posición luego de remover todo para sacar la billetera.

12. Se me duerme algo: pierna, brazo, oreja…

13. En este punto tengo: el brazo estirado con la mano en el cajero, el brazo aguantando la puerta (el mismo brazo que está multi-tasking), la pierna estirada a todo dar contra el piso del carro como apoyo, que ahora comienza a temblar…

14. Termino la transacción, ruego que no se caiga el recibo y cominezo la retirada: recoger el brazo, cerrar la puerta, descansar la pierna, sentarme bien, poner cinturón de seguridad, y cuando me baje del carro, meter la camisa por dentro de nuevo (si la pinta lo amerita).

15. Arrancar.

Luego de 25 minutos y una sesión de yoga, sigue mi día…

A veces he ido al auto cajero en una camioneta. Pensarías que es beneficioso, pero eso depende de la altura del vehículo, ¡a veces resulta más difícil estirar el brazo hacia abajo!

Amigo que mides más de 1,60 metros: si ves a un metro y medio por la vida con algún reto vertical momentáneo, ¡ayúdalo! Hagamos del mundo un lugar mejor.

De momento es todo. Gracias por leer y nos encontramos en 7 días con más #MemoriasDeUnMetroYMedio

Mientras tanto podrán encontrar memorias rápidas en redes sociales, TwitterFacebook e Instagram, con el hashtag #MemoriasDeUnMetroYMedio, y si eres metro y medio comparte tus experiencias usando el hashtag #MemoriasDeUnMetroYMedio.

Chau.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s