El dentista, desde un metro y medio

DentistaHace poco fui al dentista: chequeo, limpieza, etc… Toda una aventura. Desde que llegué hasta que me fui, mis 150 cm de humanidad hicieron de las suyas con retos verticales, situaciones, puntas de pie, entre otras cosas. Aquí vamos:

La cosa comenzó llegando al consultorio: manejando mi carro y por supuesto, sin poder ver el capó del mismo; todo esto después de salir de casa, lo que requirió doblar pantalones (ruedos), estiramiento respectivo para alcanzar la taza de café de la mañana, etc…

Llegué y con los buenos días preguntaron mi nombre y me dieron planillas para colocar mis datos (era dentista nuevo y había que hacer papeleo). Primer dilema: ¿lleno las planillas de puntillas aquí en el mostrador o me siento? Luego de pensarlo y ver lo largo del asunto, pues me siento.

Segundo dilema: ¿cruzar las piernas, sentarme en el borde de la silla o posición de indio? Cruzar las piernas y medio acostadito, pero tuve que mover caderas hacia adelante para alcanzar el suelo con los pies y medio acostarme para tener apoyo en la silla con la espalda.

¡Terminé! Esperé un ratico y adelante. La silla del dentista es baja por naturaleza. ¡Menos mal! Eso sí, siempre hay que calcular para poner el coco, y siempre, siempre tengo que moverme cuando bajan el respaldar para acostarme, pues sentado es una cosa pero al bajarlo todo se mueve y yo quedo más hacia el centro de la silla.

Me dan mi bolsita de “cotillón” con cepillo, pasta dental y otras cosas, y comenzamos con el asunto. A lo que vinimos. Me pregunto: ¿me dieron la bolsita simplemente por ser paciente o por darme un juguetico para entretenerme? Todavía no sé…

Todo en orden. ¡Cero caries! Y sí, debo apoyarme y tomar impulso cuando me piden descargar en el pequeño desagüe de la silla (pequeño para ustedes, pero para mí es casi una bañera). Y sí, los pies llegan como a la mitad de la silla…

Listo y chao pescao. ¡Hasta la próxima! Estuvo buena la cosa (no me regañaron).

De momento es todo. Gracias por leer y nos encontramos en 7 días con más #MemoriasDeUnMetroYMedio.

Amigo que mides mucho, que eres alto y ves el mundo hacia abajo: si encuentras a un metro y medio por la vida con algún reto vertical momentáneo, ¡ayúdalo! Hagamos del mundo un lugar mejor.

Recuerda que puedes encontrar todo esto (y más) en redes sociales – TwitterFacebook e Instagram, buscando el hashtag #MemoriasDeUnMetroYMedio, y si eres metro y medio comparte tus experiencias usando ese mismo hashtag.

¡Chau!

P.D.: Los zapatos de la foto son talla de niño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s