¡Mamá comí mandarina!

unnamedCuando era niño no comía casi nada – y digo niño porque chiquito seré toda la vida. Mi mamá tenía que hacer piruetas para que me saliera de mi dieta estricta de carne molida (picadillo) con arroz; platillo que sigue siendo mi favorito, por cierto… Lechuga, tomate, berenjena, zanahoria, brócoli, aguacate… Nanai nanai. Qué va. Pan con diablito, arepas, carne molida con arroz (y todo mezclado) y de vez en cuando, unos plátanos (aunque esos llegaron ya más grande; perdón, más viejo).

Por eso, esta semana le tuve que enviar un texto a mi mamá cuando me zampé una mandarina al salir del trabajo, ¡y estaba buenísima! ¡Sí se puede, sí se puede! Mi madre me respondió con aplausos, besos y un “esooooo”, con mucha alegría. ¡Finalmente su muchachito come de todo! ¿Cuántas canas le habré sacado? Perdona, mami, y GRACIAS infinitas por ser mi mamá.

Pero la cuestión no era solamente el menú, no, no, no… Creo que lo más desesperante era que comía con la velocidad y la vertiginosidad de un morrocoy herido o una pereza recién despertada. Las novelas del mediodía pasaban en todo su esplendor y yo seguía sentado comiendo (todas las novelas, hasta la de las 3:00 pm). El bocado pasaba de un cachete al otro, y al otro, y al otro, y al otro… Entre mi mamá, mi tía, Isabel, mi abuela (y quien estuviera en casa) se turnaban para darme un almuerzo… 20-30 minutos por persona, algo así… ¿Será por eso que me quedé recortado, fun-size, metro y medio? Algo para pensar…

De viejo (ojo, de viejo no de grande) sí como de todo (con algunas excepciones, como es normal) y a veces hasta me asombro porque por momentos parezco un adolescente en plena pubertad: me provoca comerme toda la despensa.

¿Cómo comías tú en la infancia? ¡Deja tus comentarios!

De momento es todo. Gracias por leer y nos encontramos en 7 días con más #MemoriasDeUnMetroYMedio.

Amigo que mides mucho, que eres alto y ves el mundo hacia abajo: si encuentras a un metro y medio por la vida con algún reto vertical momentáneo, ¡ayúdalo! Hagamos del mundo un lugar mejor (con sus excepciones, ar favor, como la de este post).

Recuerda que puedes encontrar todo esto (y más) en redes sociales – TwitterFacebook e Instagram, buscando el hashtag #MemoriasDeUnMetroYMedio, y si eres metro y medio comparte tus experiencias usando ese mismo hashtag.

¡Chau!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s