¡Milagro en la calle del metro y medio! (Foto)

¡Descubrí unos pantalones que no requieren ruedos, repito, NO REQUIEREN RUEDOS! Sí, así como lo lees. ¡No requieren ruedos! ¡Milagro! ¡Aleluya! ¡Sí se puede!

Se trata de unos pantalones que he tenido desde hace ya varios años, pero por la costumbre de siempre doblarlos, pues siempre lo había hecho para usarlos; pero recientemente me entró el espíritu rebelde y rockero y dije: hoy es un buen día para probar. ¡Qué rebeldía, qué adrenalina! 😉  Sigue leyendo

#TBT: Aquella vez que encontré mi escoba

Era una cálida (y húmeda, muy húmeda) noche de verano en Coconut Grove, FL,  año 2007 ó 2008 y entre muy buenos amigos;  de hecho, por aquellos tiempos le teníamos prácticamente invadida la casa a uno del grupo de amigos: su casa era el point. 

De repente alguien descubre lo que podría ser perfectamente mi escoba personalizada y a la medida. ¡La escoba de Nanú! Escuché. Acto seguido, respectiva foto, por supuesto. Sigue leyendo

Su hermano… ¿Qué qué?

IMG_1539La vida en plano contrapicado, desde abajo y por abajo; así transcurren mis días con estos 150 cm de humanidad que me caracterizan. Les doy un ejemplo reciente (no del contrapicado pero sí de los 150 cm):

Ayer tuve el día libre y decidí darle una sorpresa a mi hija: buscarla en su colegio (que casi nunca puedo hacerlo). ¡Yupi! Su carita al verme en horas del mediodía no tuvo precio; corrió a abrazarme y hasta pasó por al lado de su madre sin intenciones de parar… (Mi esposita linda y bella que también es metro y medio, pero con un poquito más de 150 cm). Sigue leyendo

¿Modelo? ¡Junior, claro!

Muchos bromean cuando hablamos de tallas de calzado, de ropa y accesorios en mi presencia; pero la verdad es que muchas de esas bromas son una realidad… Les explico:

Hace poco tuve que comprar zapatos de goma nuevos (tennis, sneakers) porque los que tenía ya estaban pidiendo cambio pero a gritos. Salieron buenos, por cierto, ¡tenían más de 10 años conmigo! Busca que busca y como siempre me encontraba en el limbo tallístico de que, o no había mi talla en modelo de hombrecito, o no había mi talla en modelo de jovencito. Busca que busca hasta que por fin, ¡encontré unos y estaban en rebaja! ¿Será que me quedan? Respiro profundo y manos a la obra. Sigue leyendo